¡Apoya a la infancia refugiada!

En el mundo, más de 43 millones de niños y niñas son refugiados, desplazados o migrantes a causa de la guerra, la pobreza extrema o las catástrofes naturales. Niños y niñas que se han visto obligados a abandonar sus hogares para salvar sus vidas, alejados de la escuela y de sus oportunidades de futuro.

Niños y niñas que se enfrentan a una nueva vida, llena de miedo e incertidumbre, y que necesitan recuperar su derecho a la educación en los lugares de acogida. En la emergencia, la educación es el primer derecho que se pierde y el que más tarda en recuperarse.

La escuela les ofrece herramientas para protegerse, atención psicosocial para superar los traumas ocasionados por la guerra, alimentación diaria y un espacio de convivencia, de seguridad y de paz para sus vidas.

 

Trabajamos en países como Colombia, Ucrania o República Centroafricana para proteger la infancia en situación de desplazamiento forzado y asegurar que los niños y niñas cuenten con un espacio seguro en el que poder jugar, formarse y crecer lejos de la violencia.

A través de nuestros proyectos ofrecemos -tanto a ellos como a sus familias- atención humanitaria, apoyo psicosocial, acceso a la educación y espacios de ocio y convivencia, lo que les permite recuperar sus vidas y acceder a un futuro digno.

 

Concoce AQUÍ los detalles de alguno de nuestros proyectos

 

Gracias por tu compromiso con la Compañía de Jesús en sus proyectos educativos en los contextos más vulnerables.


Tu apoyo es clave. Contigo seguimos llenando el mundo de educación y oportunidades.